NOTICIAS

Pilongo, adiós a un veterano muy carismático

Antonio García Becerra falleció el pasado viernes y la entidad muestra sus condolencias a la vez que recuerda su figura con una detallada biografía

19/08/2017

El Cádiz CF quiere mostrar su más sentido pésame por el reciente fallecimiento de Antonio García Barrera, conocido futbolísticamente como Pilongo, y que llegó a la entidad cadista como jugador en la temporada 54-55.

El Área de Historia de la entidad ha realizado una biografía a modo de homenaje hacia Pilongo que a continuación reproducimos. Descanse en paz.

Pilongo fue uno de los jugadores más carismáticos de la historia de la entidad amarilla, Antonio García Barrera, conocido en el mundo del fútbol por “Pilongo” a tenor de su forma impetuosa de jugar, decían que “daba muchas castañas pilongas”. En un enfrentamiento con el Real Betis la prensa llegó a titular en referencia a su marcaje a Luís del Sol: “El sol eclipsado por las castañas pilongas”.

Nació un 1 de febrero de 1933 en Alcalá de Guadaira (Sevilla). Entre sus características destacaban su agilidad y velocidad, siendo difícil de sorprender en carrera. Exhibía mucho amor propio en sus acciones, capacidad física y pundonor, no exento de cierta dureza en su juego, de ahí su apodo. 

Como posición habitual alternaba lateral o volante por ambas bandas aunque se sentía más cómodo en la izquierda.  Comenzó a jugar en el Triana sevillano pasando al Recreativo de Huelva antes de formar parte de la cantera del Sevilla CF donde fue cedido al CD Utrera. Realizó alguna pretemporada en el primer equipo hispalense aunque no llegó a debutar oficialmente en liga.

En la temporada 1954/55 fichó por el Cádiz CF avalado por el entrenador cadista Diego Villalonga aunque tuvo que pasar un periodo de prueba y su fichaje se retrasó al mes de octubre.

Su debut tuvo lugar el 10 de octubre de 1954 en el campo de deportes Mirandilla ante el Chiclana CF con triunfo del Cádiz CF (5-0). La alineación presentada por el equipo cadista fue la siguiente: Garatea; Armengol, Cuartango, Bernal; Pilongo, Briansó; Mari, Rueda II, Hurtado, Nené y Pastilla. En esa temporada, el Cádiz CF logró el ansiado ascenso a Segunda División tras ser campeón tanto del Grupo XI de Tercera División como del Grupo IV de Promoción.

Formó parte del Cádiz CF que inauguró el estadio Ramón de Carranza. Compartió plantillas con leyendas cadistas como Adolfo Bolea, Juan Ayala o Jesús Lorente. Llegó a ostentar la capitanía del equipo hasta su salida del club al finalizar la temporada 1958/59. Su marcha no fue entendida por los aficionados de la época. Según sus palabras, la renovación estaba pactada pero debía abonar a una persona en cuestión la cantidad de 25.000 ptas, se negó hacerlo y se marchó al Jerez CD.

Posteriormente pasó por otros equipos como RC Portuense, CF Extremadura, Alcázar de San Juan y UD Vic.

Tras su retirada se estableció en Puerto Real (Cádiz) donde regentaba una cafetería. Recibió por parte de la Federación de Peñas Cadistas un más que merecido homenaje a su trayectoria en octubre de 2007 junto a leyendas del cadismo como Juanito Mariana, Arteaga (padre), Adolfo Bolea, Camilo Liz y el ex presidente Francisco Márquez Veiga.