NOTICIAS

Reseña histórica: El Trofeo Carranza y las tandas de penalti

Siempre se ha tenido el convencimiento que la aplicación de las tandas penaltis para resolver los empates en partidos donde tenía que salir un ...

11/08/2017

Siempre se ha tenido el convencimiento que la aplicación de las tandas penaltis para resolver los empates en partidos donde tenía que salir un vencedor se dieron a iniciativa de nuestro paisano D. Rafael Ballester en 1962 con motivo de la VIII edición del Trofeo Carranza.

En la final entre CF Barcelona y Real Zaragoza, tras finalizar el partido con empate a un gol, se dispuso aplicar este novedoso sistema de lanzamientos de una tanda de cinco penaltis por parte de cada equipo. Tras producirse un empate a tres tantos en la primera tanda, se llegó a un acuerdo entre los contendientes para proseguir con un segundo lote de lanzamientos. En aquel momento a diferencia de la actualidad, se lanzaban cada tanda en una portería distinta y lo hacía cada equipo de manera consecutiva. En esta segunda tanda, el CF Barcelona fue el primer lanzador,  anotando sus cinco penaltis. Seguidamente lo hizo el equipo maño, fallando el zaragocista Duca  el primer intento, certificando la victoria del equipo catalán.  

Pues bien, en la actualidad, a través de investigaciones del Centro de Investigaciones de Historia y Estadística del Fútbol Español (CIHEFE) se demuestra que las tandas de penaltis no tienen su primer antecedente en nuestro Trofeo Carranza.

Hay pruebas que en la Copa de Yugoslavia en los años 50 ya se definían, si fuese necesario, al ganador de las eliminatorias a través de tandas de penaltis según trabajo realizado por Jorge Gallego.

Pero tampoco a nivel nacional se puede considerar al Carranza como pionero en la aplicación de esta nueva alternativa. Según un estudio realizado por Luís Javier Bravo Mayor, se tiene constancia que el mismo día, 2 de septiembre de 1962, que se disputó la final del Trofeo Carranza en Cádiz, hubo dos antecedentes que se resolvieron mediante tandas de penaltis.

En la mañana de dicho día en A Coruña se disputaba el Trofeo Victoria de fútbol modesto y la definición del torneo llegó por dicho sistema. Horas más tarde en la VIII edición del Trofeo Concepción Arenal disputado en Ferrol (A Coruña), el Real Betis se impuso por penaltis al RCD Coruña en la final, tras haber empatado a un tanto tras los noventa minutos reglamentarios.

La final del Trofeo Carranza comenzó a las once de la noche, durando tres horas y cuarto hasta proclamar al CF Barcelona campeón. Ello significa que se dio por concluida sobre las dos y cuarto de la madrugada del día tres de septiembre. Por lo tanto, esas tandas entre culés y maños fueron posteriores a las celebradas en tierras gallegas.

Resulta curioso que todo sucediera el 2 de septiembre de 1962. En el Reglamento para esta edición del Trofeo Carranza, redactado por D. Rafael Ballester,  aparece que en caso de empate, los partidos se definirán a través de una tanda de penaltis. Es posible que otros torneos tuviesen en cuenta este detalle para su aplicación. Pero la diferencia horaria entre la disputa de los partidos hiciera que al menos a nivel nacional, fuera en tierras gallegas donde por primera vez se definió un ganador tras un empate a través de una tanda de penaltis.   

         

APUNTES HISTÓRICOS_ por Juan A. Lebrero, Área de Historia Cádiz CF