NOTICIAS

Reseña histórica: El marcador de las bombillas

En el viejo Campo de Deportes Mirandilla, anterior feudo cadista, el elemento más simbólico fue su homónimo el “Marcador de las bombillas”

11/03/2017

Si en el antiguo Estadio Carranza su elemento arquitectónico más representativo era la emblemática “Torre del marcador”, en el anterior feudo cadista, En el viejo Campo de Deportes Mirandilla, anterior feudo cadista, el elemento más simbólico fue su  homónimo el “Marcador de las bombillas”.

Dicho marcador se encontraba situado sobre una pequeña plataforma justo encima de la grada del fondo del terreno de juego colindante con la entrada principal al recinto deportivo, la cual se hallaba situada en la avenida de acceso a la ciudad, la avenida Ana de Viya. En aquel fondo se hallaban todas las dependencias más importantes como eran la caseta o vestuarios para los jugadores, las taquillas, la conserjería, la dirección y el bar, dirigido por el hostelero gaditano José Castro.

Aquel marcador era llamado popularmente como de “las bombillas” porque estaba formado por dos grandes bombillas, de modo que en cada una de ellas se colocaba el dígito del número de goles conseguidos por cada equipo en los partidos disputados en el viejo Mirandilla.

Encaramados en el voladizo de sustento de las bombillas se podían ver siempre un nutrido grupo de chavales, y no tan chavales, que presenciaban las evoluciones de los partidos desde tan privilegiada atalaya.

El marcador estaba publicitado por la gaditana empresa de “La Instaladora Eléctrica”, de ahí la presencia de las bombillas. Dicha empresa, fundada en 1934 – casi coincidiendo con la inauguración del Campo de Deportes Mirandilla, la cual tuvo lugar en agosto de 1933 – estaba regentada por el industrial gaditano Ramón Domínguez Valero. El establecimiento, dedicado al suministro de material eléctrico, se hallaba situado en la esquina de las calles Valverde y Novena, y aún hoy en día se puede contemplar en dicha esquina como vestigio del mismo, una monumental bombilla que decora la fachada, la cual se había utilizado para la cabalgata de los carnavales de 1933 situada en una carroza del Servicio Eléctrico.

El marcador de “las bombillas” fue testigo de muchos de los momentos más gloriosos de los primeros años del balompié gaditano. El último partido disputado en el Mirandilla fue el de liguilla de ascenso de la temporada 1954/55, con el CD Iliturgi de Andújar, en el que el marcador de “las bombillas” señalaría un 3 a 1 a favor de los gaditanos. Tras este encuentro, el Campo de Deportes Mirandilla y el marcador de “las bombillas” son sólo un recuerdo en la historia del fútbol gaditano.

APUNTES HISTÓRICOS_ por Juan Sevilla,  Área de Historia Cádiz CF.