Club / Historia

Historia

En la historia del Cádiz CF, desde su fundación en 1910, hay muchos momentos sufridos, algunos tanto, que hemos estado varias veces al borde de la desaparición. Pero son precisamente esos momentos tan sufridos los que nos ha hecho fuertes y duros, como la piedra ostionera. No hay quien pueda con nosotros. Hay que ser muy GRANDE para sobreponerse a esos momentos una y otra vez y levantarte cada vez con más FUERZA. La capacidad de RESILIENCIA del Cádiz CF no tiene límites.

Algunos clubes miden su grandeza en contabilizar títulos, pero eso es fácil cuando se reúnen todos los condicionantes. Es fácil estar con el equipo a las maduras, ahí están todos. Lo complicado es estar con igual o con mayor entrega en las duras. Ahí es donde se demuestra la grandeza de un club.

El Cádiz CF está en plena fase de crecimiento, un crecimiento exponencial, sin límites. Nos espera un futuro donde habrá que seguir sobreponiéndose a momentos difíciles; pero también cargado de alegrías, de triunfos, de emociones, de celebraciones, y por qué no, de títulos. Pero siempre sin perder nuestra grandeza identitaria, gestada durante más de cien años de historia.

El CÁDIZ CF ES EL EQUIPO MÁS GRANDE DEL MUNDO.

 

ANTECEDENTES (1903 – 1910)

Los orígenes del fútbol de Cádiz se remontan a los últimos años del siglo XIX y primeros del XX. Ya en diciembre de 1903 se hace un llamamiento a través de la prensa (Diario de Cádiz, 11/12/1903) convocando a los aficionados en los alrededores de la plaza de toros de La Hoyanca (Campo del Sur, frente al colegio Mirandilla) para formar un equipo y organizar desafíos (partidos). Apenas un mes después, el 19 de enero de 1904 se constituye oficialmente una sociedad llamada Cádiz Foot-Ball Club, presidida por Fernando Alemán, sin llegar a consolidarse. Habría otro intento, igualmente fallido, en 1908.

La irrupción de aquel sport es imparable, convirtiéndose en un juego cuya práctica deleita tanto como su contemplación. Durante la segunda década del siglo XX van apareciendo infinidad de equipos en la ciudad, en cada barrio, en los cuarteles, gremiales, en los colegios, etc. Entre ellos se organizan “desafíos”, cada vez más interesantes, disputándose en los terrenos de los glacis de Puerta de Tierra, en la plaza de toros de La Hoyanca, en terrenos de Astilleros o en las afueras de la ciudad, en el viejo Hipódromo (actual barrio de Loreto). O en cualquier explanada o en la misma calle.

 

FUNDACIÓN DEL CÁDIZ FOOTBALL-CLUB (1910)

La fecha de fundación del Cádiz Foot-Ball Club es el 10 de septiembre de 1910. Ese día varios gaditanos acuden al Gobierno Civil para registrar un club que es el origen del actual, tal y como reconoce la Federación Española de Fútbol. Lo llaman “Cádiz Foot-Ball Club” y su primer presidente es José Rivera y de Lora. La base del equipo surge en el barrio de Santa María, junto a la plaza de toros de La Hoyanca y el colegio Mirandilla.

Visten de blanco, posiblemente por ser el color más fácil de conseguir para todos sus componentes. En alguna fuente documental se habla de ribetes verdes y de un escudo con la forma triangular de la bandera del puerto de Cádiz y las siglas del equipo superpuestas en el centro. Los muchachos establecen su sede en un banco de la Plaza de Mina. Apenas tienen recursos, siendo su valor más preciado un balón de cuero, que han conseguido en un taller de bicicletas de la plaza Argüelles, que, a su vez, lo trajo de Gibraltar. 

Entonces no es necesaria la inscripción en el Registro Civil para que una sociedad adquiera personalidad jurídica, bastando constituirse en asamblea y tener libro de actas (Ley de Asociaciones de 1887). No obstante, aquel día de septiembre de 1910 se hizo el registro oficial de la sociedad “Cádiz Foot-Ball Club”. Esta es la fecha considerada oficialmente fundacional del club, aunque hay constancia de una existencia anterior, pues la prensa recoge hasta once partidos jugados con anterioridad a esa fecha. El Cádiz FC no deja de ser un grupo de animosos muchachos del barrio de Santa María que se organizan para jugar partidos frente a otros grupos de la ciudad.

 

ORIGEN DEL MIRANDILLA FC (1910) 

El fútbol también ha calado en los colegios, en los centros educativos y no hay patio donde no se den patadas a algo parecido a un balón. Uno de ellos es el colegio San Miguel Arcángel de las Escuelas Cristianas de La Salle, conocido popularmente como “Mirandilla” al estar frente a una zona así llamada, un monturrio con buenas vistas del mar, una “mirandilla”.

En Mirandilla se juega al fútbol desde los albores del siglo XX e incluso antes, pues su director, el hermano Domingo José, fomenta las actividades deportivas, algo nada usual en la época, con tablas de gimnasia y juegos deportivos en el patio del colegio. Entre estos juegos y deportes va ganando fuerza el football, siendo su máximo impulsor y organizador el hermano Gregorio, conocido como “Pumba”. Hay referencias que hablan de 1908, pero deberían ser equipos del colegio sin más. Los datos más clarificadores son las noticias en prensa de la celebración en 1935 de sus Bodas de Plata (25 años), lo que nos lleva a 1910, misma fecha fundacional que el Cádiz FC. El Mirandilla FC comienza a tener notoriedad no solo entre los equipos colegiales, sino dentro del panorama futbolístico de la ciudad. Viste con los colores lasalianos, amarillo y azul, normalmente con camiseta de franjas verticales-

La relación entre Cádiz FC y Mirandilla FC es muy estrecha, casi hermana, desde sus orígenes, pues muchos jugadores del “equipo del Barrio” son alumnos del colegio.

 

HEGEMONÍA DEL ESPAÑOL FC (1911 – 1929)

En 1911, un año después del registro del Cádiz FC, se data el registro de un nuevo equipo en la ciudad, el Español Foot-Ball Club. Pero el Español FC no es un equipo más, pues viene avalado por una de las sociedades burguesas más importantes de la ciudad, la Representación del Club de Tiro Nacional. Viste camiseta a franjas azules y granas y pantalón azul o negro. El Club de Tiro apoya económica y estructuralmente al equipo; y, además, y más importante, le cede una parte de su polígono para la construcción de un campo de fútbol reglamentario, el primero de la ciudad: el Campo de Tiro, conocido popularmente como Campo de las Balas.

El Español FC concentra a los mejores jugadores y va venciendo duelos de máxima rivalidad a los otros equipos de la ciudad, por lo que pronto se afianza como el principal y más potente equipo de Cádiz. Su progresión le lleva a conseguir en 1914 y 1915 el campeonato oficioso de Andalucía (Copa Centenario); y en 1916 se proclama CAMPEÓN del primer campeonato oficial de Andalucía, venciendo en la final al Sevilla FC en su propio feudo.

Durante estos años, además del Cádiz FC y el Mirandilla FC, comienzan a aparecer muchos equipos en la ciudad, que juegan partidos amistosos entre ellos o pequeñas competiciones, copas, etc… sin mayor trascendencia. Algunos de estos equipos son Cádiz Sport Club, Cádiz Balompié, Andaluz, Balompié Gaditano, Club Regente, Madrileño, Victoria, Volante, Atletic, Reina Mª Cristina (militar), España, Santa Bárbara (militar), León, Club Cisneros, Centro Obrero, Recreativo de Cádiz, Fortuna, etc. Entre los equipos colegiales destacan San Estanislao de Kostka, Academia de Bellas Artes, Instituto FC, Congregaciones Marianas o New Foot-Ball de San Felipe Neri.

A finales de la década de los diez y durante la década de los veinte del siglo XX, el fútbol gaditano entra en declive y prácticamente desaparece, salvado sólo por esporádicos partidos amistosos entre los equipos menores, entre los que siguen compitiendo Cádiz FC y Mirandilla FC y la cada vez más pésima participación del Español FC en el Campeonato Regional. Por el contrario, en el resto de España, el fútbol no para de crecer y los equipos cada vez son más fuertes y mejor organizados, algunos con campos espectaculares. Las variables que provocan este declive pueden ser muchas, pero algunas de ellas son la falta de campos reglamentarios,  la brutalidad y violencia en los partidos, tanto por jugadores como por público, que hace que sea casi imposible terminar un partido, la competencia del cine al aire libre instalado en la plaza de San Antonio, una gravísima epidemia de gripe que afecta a gran parte de la población y a muchos futbolistas, destacándose en prensa la muerte de algunos de ellos, o el ya comentado pobre nivel competitivo del Español FC.

Durante la década de los veinte, el Español FC agudiza su declive al perder el amparo de Club de Tiro (1923), que organiza su propio equipo, al que cede el campo. No obstante, el Español FC se hace con otro terreno de juego en la avenida Ana de Viya, donde actualmente está el colegio San Felipe Neri. Ante la pérdida de fuelle del Español FC, los equipos menores comienzan a reactivarse para competir por el trono del equipo azulgrana, entre ellos Mirandilla FC y Cádiz FC, teniendo éste ventaja por tener un historial con su registro de 1910. El problema es contar con campo propio. Comienza ahora la batalla entre los equipos menores por hacerse con campo propio, teniendo todos las miras puestas en el Campo del Velódromo en la barriada de San Severiano.

El Español FC desaparece en 1929, justo cuando se inauguran en España los campeonatos nacionales de Liga, no habiendo ninguna participación del fútbol gaditano.

 

“FUSIÓN” ENTRE CÁDIZ FC Y MIRANDILLA FC (1924)

La batalla entre los equipos menores por hacerse con el Campo del Velódromo la termina ganando el Mirandilla FC, lo que le permite coger la delantera entre los aspirantes a conquistar la hegemonía del fútbol gaditano. Sin embargo, los demás equipos no están dispuestos a rendirse tan fácilmente. Sí el Cádiz FC, que ha quedado en un tercer escalón y apenas tiene participaciones de interés.

Entre la batalla fratricida, algunos optan por las fusiones para fortalecerse. Mirandilla FC y su hermano el Cádiz FC tienen vidas paralelas hasta 1924, pero a partir de este año la historia cambia. El crecimiento del Mirandilla FC ha ido en contraste con el declive del Cádiz FC y en 1924 decide registrarse en la Federación Sur y participar en el campeonato regional de segunda categoría. Para fortalecer su presencia, Mirandilla FC y Cádiz FC se fusionan aprovechando el potencial deportivo, organizativo y estructural del primero, sobre todo el campo; y el histórico en el Registro del segundo, quedando como Mirandilla FC a todos los efectos oficiales.

El Mirandilla FC, bajo la presidencia de Manuel Prieto, juega en 1924 y 1925 sus primeros partidos oficiales en el regional de segunda categoría. En 1924 se enfrenta al Aurora FC de La Línea, que lo elimina al imponerse en los dos partidos; y en 1925 al Algeciras FC, una eliminatoria que terminará resultando fatal para el futuro de equipo. En el partido de ida, en El Velódromo, con ventaja algecirista, el partido debe suspenderse por serios altercados y violencia, tanto dentro, como fuera del campo. La Federación Sur determina la eliminación del Mirandilla FC. La sociedad educativa lasaliana, que abanderan el juego limpio y los valores, ve dañado su prestigio y decide no volver a participar nunca más en competición oficial.

Los mirandillistas, que han cercado de alambradas y chumberas el Campo del Velódromo, seguirán jugando partidos amistosos a nivel local. Cádiz vuelve a quedarse sin equipos en competiciones oficiales; y el fútbol gaditano queda limitado a partidos amistosos entre equipos menores.

 

MIRANDILLA FC: DE COLEGIAL A ASPIRAR A EQUIPO DE CÁDIZ (1931-1933)

A principios de 1931, desde el seno de la Asociación de Antiguos Alumnos del colegio Mirandilla, se vuelve a apostar por reactivar el equipo y participar en competición oficial, registrándose como Sociedad Cultural y Deportiva Mirandilla FC. El club se inscribe en el Registro Civil el 8 de enero de 1931 con Rafael Díaz como presidente. Se redacta un Reglamento donde se detalla que el fin de la Sociedad es “cultivar y fomentar el fútbol y cualquier otro deporte”. En la presidencia mirandillista se suceden Rafael Díaz, Tomás Alonso Arce, Luis Arroyo y Rafael López Gazzo, así como el sempiterno secretario José Llamas.

Son momentos de tensión política y deportiva, pues son varios los equipos, además del Mirandilla FC, quienes siguen compitiendo por heredar el trono del Español FC como el equipo de Cádiz, como la Gimnástica, el FUE y, sobre todo, el Cádiz Sport Club, organizado por exespañolistas. En algunas ocasiones la prensa habla del Cádiz SC como el “Cádiz” e incluso como “Cádiz FC”, pero en ningún caso tiene nada que ver con el club fundado en 1910.

 

CAMPO DE DEPORTES MIRANDILLA (1933)

El golpe definitivo lo asesta la SCD Mirandilla FC al hacerse con un gran campo de juego, el Stadium, ubicado en la avenida de las afueras de la ciudad, junto a la nueva plaza de toros, el “Campo de Deportes Mirandilla”. Es un estadio moderno, amurallado, con gradas para acoger a siete mil espectadores, con vestuarios, conserjería, enfermería, cantina y todas las comodidades de la época, como un amplio jardín. El estadio se inaugura el 27 de agosto de 1933. Fútbol y toros compiten frente a frente. El Mirandilla FC se convierte en el principal equipo de Cádiz, pero queda refrendarlo deportivamente. Y también social y popularmente, pues el equipo tiene muchos detractores.

 

PROFESIONALIZACIÓN DEL MIRANDILLA FC (1934)

Pese a ser el equipo de la ciudad, el Mirandilla FC no termina de identificarse plenamente con la afición, que no deja de verlo como “el equipo del colegio”, “el equipo de los curas”, por lo que desde muchos sectores se propone un cambio de nombre. El equipo azulicrema, como se le llama en ocasiones en la prensa, aguanta las adversidades y se mantiene en plena actividad con partidos amistosos y disputas de copas, tanto en su flamante estadio como por diferentes localidades de la provincia.

Finalmente, en 1934, el Mirandilla FC se anima a participar en el regional de segunda categoría. Desde la sociedad mirandillista se va a por todas y se apuesta por la profesionalización del equipo. Para ello se contrata como entrenador a Juan Armet de Castellví, Kinké. El equipo queda campeón tras imponerse en el choque decisivo por 6 a 1 a la Balompédica de Córdoba. Asciende a primera categoría regional. Al año siguiente, 1935, sigue la escalada y queda subcampeón de primera, destacando jugadores como García, Bohórquez, Adolfo, Rafaelillo, Rafaelín o Ricardo. La sintonía entre equipo y afición es cada vez mayor, pero ya comienza a cuestionarse el nombre del equipo, pues si va a ser el equipo representativo de Cádiz, lo normal es que lleve su nombre.

 

EL MIRANDILLA FC ASCIENDE SEGUNDA DIVISIÓN (1935)

En 1935 queda una vacante en el grupo sur de Segunda División, siendo aspirantes los subcampeones de los grupos regionales, Onuba FC (Recreativo de Huelva) y Mirandilla FC. El ascenso se decide a partido único, jugado en el Campo del Patronato Obrero de Sevilla el domingo 25 de agosto a las cinco menos cuarto de la tarde, “a la fresquita”. Un solitario gol de Portugal dará el triunfo al Mirandilla FC y con él, el ascenso a Segunda División. El Mirandilla FC forma en aquel histórico partido con: Omist; Ayuela, Ordóñez; Angelillo, Vela, Segurola; Casti, Gomar, Portugués, Espinosa de los Monteros y Calvart. En apenas un par de años, el Mirandilla FC ha pasado de no competir a jugar en Segunda. Y lo hace celebrando sus “Bodas de Plata” (25 años).

En Segunda División, la plantilla peca de inexperiencia y acaba el torneo en penúltima posición. En la última jornada, en un partido que los gaditanos pueden seguir por la radio, gracias a una retransmisión pionera de Radio Cádiz, pierden por 4 a 1 con el Malacitano. Con un punto les habría bastado, pero los Omist, Núñez, Ayuela, Vela, Sosa, Casti, Larequi, que fue quien marcó el gol, Gomar, Espinosa de los Monteros, Beguiristain y Garmendia se ven ampliamente superados.

 

DE MIRANDILLA FC A CÁDIZ FC (1936)

El debate sobre el cambio de nombre del equipo se recrudece, pese a las negativas de buena parte de la sociedad mirandillista. Hasta hay una encuesta en la prensa local. Finalmente, se convoca asamblea extraordinaria para el 24 de junio de 1936 en la sede de la Peña Mirandillista, en la calle San Francisco. La asamblea, presidida por López Gazzo, se alarga más allá de la medianoche, pero finalmente se decide, por aclamación, el cambio de nombre, pasando de Mirandilla FC a Cádiz FC. Se produce la dimisión del presidente y el nombramiento de una Gestora presidida por Antonio Octavio Sánchez.

Con fecha de 26 de junio de 1936 y firmado por Antonio Octavio Sánchez se envía notificación al Gobierno Civil:Con fecha 25 del actual fue acordado por aclamación, en Asamblea General, celebrada en esta Asociación, la sustitución del nombre que, hasta ahora ha venido ostentando, por el de Cádiz F.C., que en lo sucesivo seguirá denominándose. Habiéndose constituido una Comisión Gestora, que me honro en presidir”. Se puede decir que desde este momento el Club, el equipo, se desvincula del colegio Mirandilla y del control de la Asociación de Antiguos Alumnos para pasar a ser patrimonio de la ciudad. No obstante, el colegio sigue manteniendo la actividad deportiva y sigue compitiendo a nivel amateur y colegial con equipos que evidentemente llevan el nombre del colegio, el Mirandilla FC.

Apenas un mes después del cambio de nombre se produce el golpe de Estado militar que desemboca en la Guerra Civil, y con ella, la paralización de todas las competiciones. Pese a todo, el Cádiz FC es de los equipos más activos de España, no dejando de jugar partidos amistosos, benéficos y de exhibición. El primer partido del Cádiz FC tras el cambio de nombre se produce en Mirandilla el 27 de septiembre de 1936 ante el CD Arsenal de San Fernando, luciendo una camiseta con un escudo de Hércules con los dos leones.

Ya como Cádiz FC compite en el Campeonato Regional de Andalucía 1938/39, destacando el goleador portorrealeño Ramón Blanco, conocido como “Pollito” Roldán.

Foto en blanco y negro de un grupo de personas en uniforme

Descripción generada automáticamente 

EL “MIRANDILLAZO” (1940)

Finalizada la contienda bélica, la Federación decide mantener a los equipos en la categoría donde estaban en la temporada1935/36. No hay dudas de que el Cádiz FC es el Mirandilla FC, por lo que el Cádiz FC competirá en Segunda División.

A veces ocurre que una campaña que se inicia con una monumental sorpresa para jugadores, hinchas y directivos, acaba de la misma manera, es decir, con los cadistas boquiabiertos y felices. El Cádiz FC finaliza el torneo como Campeón del Grupo V de Segunda, clasificado con honores para el torneo de Campeones y con una posibilidad, bastante real, de ascender a Primera. Y todo ello pese a que es un equipo bastante precario, con Rafael López Gazzo nuevamente como presidente, y un plantel de sólo diecisiete jugadores, entre los que destacan Luis Soto y Andrés Mateo, que fueron traspasados al Sevilla FC; Santiago Núñez, como entrenador – jugador; Camilo Liz; o Pollito Roldán, entre otros.

Todo Cádiz está pendiente del equipo, ilusionado como nunca antes se había estado con el fútbol. Si la celebración del campeonato fue espectacular, la del ascenso sería muy superior. Sin embargo, después de un comienzo brillante de Liguilla, los resultados posteriores no lo serán tanto y el ascenso queda supeditado a un último partido en Mirandilla frente al Real Murcia el 5 de mayo de 1940. El Cádiz FC lo tiene todo a su favor, pues basta el empate, incluso la derrota por la mínima, pero, el Real Murcia acaba imponiéndose por dos goles. Pese al empate a puntos con Real Murcia y RCD Coruña, el Cádiz FC queda tercero por la diferencia de goles. Es un duro golpe para e cadismo y para Cádiz.

 

DE FÚTBOL CLUB A CLUB DE FÚTBOL (1941)

Con fecha de 16 de mayo de 1949, el gobierno de la dictadura emite una Orden por la que “se prohíbe en rótulos, muestras, anuncios, etc. el empleo de vocablos genéricos extranjeros”. Posteriormente se aprueba un Decreto de 20 de diciembre de 1940 (entraría en vigor el 1 de febrero de 1941) que determina “proceder al cambio de denominación de clubs, sociedades y entidades de toda índole en cuyo nombre figuren palabras extranjeras”. Consecuencia de ello, ya en 1941, el Cádiz FC, como el resto de clubes deportivos españoles, se ve obligado a cambiar su nombre oficial, dejando de ser F.C. “Fútbol Club” para pasar a ser C.F. “Club de Fútbol”.

Foto en blanco y negro de un grupo de personas posando para una foto

Descripción generada automáticamente 

HÉRCULES DE CÁDIZ CF (1943/44)

El “Mirandillazo” tendrá consecuencias funestas. Durante las tres temporadas siguientes se mantiene la Segunda, pero a la tercera, con José Moreno en la presidencia, se desciende a Tercera. El desastre no será solamente deportivo, sino también social y económico. Las penurias se agrandan tanto que para empezar la 1943/44 es necesario fusionarse con el vecino Club Deportivo Hércules Gaditano, siendo la única solución para sobrevivir.

De esta manera, el 19 de septiembre de 1943, el equipo vuelve a cambiar de nombre y pasa a llamarse Hércules de Cádiz Club de Fútbol, de efímera existencia, pues sólo dura una temporada. Las circunstancias y las prisas son las causas de un torneo tan calamitoso en el Grupo VIII de Tercera, que el Hércules de Cádiz FC acaba descendiendo a Regional. Hasta tres presidentes se suceden en la temporada, Celestino Ruiz Sáez de Santamaría, Francisco Mera y Eugenio Fuentes.

 

ROCAMBOLESCO ASCENSO A TERCERA (1944/45)

Con el descenso a Regional se teme el final. Pero un grupo de gaditanos es capaz de asumir aquel hundimiento para, después de haber recuperado la credibilidad de los hinchas, devolverlo con nuevos bríos a Tercera. Isaías Monforte, que sería designado presidente, y todos los que trabajan en aquella Comisión Reorganizadora hacen posible el renacimiento de la institución. Entre todos reúnen el dinero suficiente para saldar todas las deudas y el 19 de octubre de 1944 en Asamblea acuerdan escindirse del CD Hércules para contender nuevamente como Cádiz Club de Fútbol. Después prepararán un equipo que se le confía a un gaditano, Juan Bejarano, y al que se incorporarán sobre la marcha jugadores del CD Hércules y varios foráneos como Arberola, Chiquete, Díaz o Garrido.

Ese renacido Cádiz CF se proclama Campeón de Primera Regional, pero posteriormente, en la segunda ronda de la fase de ascenso, es eliminado por el temible Calavera CF sevillano. En septiembre, para cuando la hinchada cadista se hace a la idea de otra campaña en Regional, llegan buenas nuevas allende el Guadalquivir. Se produce una reorganización de la Tercera y como el Calavera CF se ha retirado, por no disponer de campo propio, es al Cádiz CF al que le corresponde disputar una promoción de ascenso. Será frente el Atlético Tetuán. El equipo se refuerza con el regreso de Fernández y Pollito Roldán, experimentados ya en categorías superiores. En la ida ganan los del Protectorado por 3 a 0 y en la vuelta los gaditanos tienen arrestos para igualar la eliminatoria, ganando por 4 a 1. El empate obliga a un encuentro de desempate, que se celebra el 11 de septiembre de 1945 en el Campo de Nervión, en Sevilla. Es un partido emocionante y largo, pues hay que sumarle una prórroga, pero al final, cuando faltan dos minutos para el final, Meléndez evita el cuarto partido marcando el tercer gol cadista. Los ganadores de aquel encuentro son: Falete; Bohórquez, Villar, Vidal; Soto, Segura; Fernández, Meléndez, Garrido, Escalera y Pollito Roldán.

 

UNA DÉCADA EN TERCERA (1945 - 1955)

Tras el retorno a Tercera, la sufrida afición cadista sueña con el regreso a Segunda, pero ésto no se producirá hasta 1955, diez temporadas después, bajo la presidencia de Juan Ramón Cilleruelo y con Diego Villalonga como entrenador. Es una década dura, donde cunde el desánimo en la afición. En la presidencia se suceden Enrique Alcina, Julián Arana, Vicente del Moral y Ramón Cilleruelo.

Especial significación tiene la temporada 1950/51. El club vuelve a estar en situación crítica, estando a punto de ser entregado a la Federación Andaluza. Pero la capacidad de resiliencia de esta sociedad es admirable. Vicente del Moral, en una larga e histórica asamblea contrae la responsabilidad de salvar al Club. Hay que dar un giro y para ello, como hecho simbólico, se decide cambiar los colores oficiales del equipo, pasándose a una camiseta con los colores del pendón de Cádiz. También concibieron un nuevo modelo deportivo, inspirado en el del Racing de Santander: debían construir un equipo sólido, de categoría superior a aquella en la que se habría de competir. Para llevarlo a la práctica confían en José Nicolás Peralta, un entrenador catalán que llega a Cádiz con siete jugadores del Lérida: Bademunt, Cala, Amat, Modol, Remacha, Ferrando y Vega y hasta un secretario técnico, Ortiz del Cerro.

 

ASCENSO A SEGUNDA Y NUEVO ESTADIO (1955)

En la triunfal 1954/55, el Cádiz CF cuenta con Juan Ramón Cilleruelo como presidente; otro entrenador prestigioso, Diego Villalonga; y un grupo de jugadores, como Cuartango, Rueda o Briansó, que ya han avisado durante el campeonato anterior con un meritorio tercer puesto, y se suman otros como Pilongo, Nené, Pastilla, Hurtado o Mari, que entusiasmarán por su calidad y por su regularidad.

El Cádiz CF será Campeón del Grupo XI de Tercera; y posteriormente volverá a campeonar en el grupo IV de la Liguilla de Ascenso. Tanta es la holgura del triunfo final que en la última jornada de esta fase el único rival que puede desbancar a los amarillos es el Algeciras CF, pero para ello debe esperar una derrota cadista en Don Benito por ocho goles de diferencia. Sin embargo, lo que sucede es que mientras los de Villalonga empatan sin goles, los algecireños sucumben en Ceuta por 7 a 0. El once del Cádiz CF que celebra el ascenso aquella tarde del 1 de mayo de 1955 es: Garatea; Armengol, Cuartango, Briansó; Pilongo, Pastilla; Ricardito, Rueda, Nené, Paquito y Mari.

Acontecen este año tan señalado otros dos grandes hitos cadistas: la inauguración del estadio Ramón de Carranza, el 2 de septiembre de 1955, y la creación del singular Trofeo Carranza. El ya vetusto Mirandilla queda para el recuerdo y la demolición; mientras que el recién nacido Trofeo Carranza se revelaría enseguida como una idea genial de la directiva de Cilleruelo, tanto para recomponer las cuentas de un club que no podía quedar a expensas de la subvención municipal, porque precisaba nuevas fuentes de ingreso, y porque en los años venideros, cuando el fútbol televisado es aún una quimera, servirá para que Cádiz disfrute in situ de los mejores jugadores del mundo.

Foto en blanco y negro de un grupo de personas posando para una foto

Descripción generada automáticamente 

CATORCE AÑOS EN SEGUNDA (1955 - 1969)

Con el ascenso de 1955 se inicia una etapa en Segunda que se prolongará durante catorce temporadas. Esta categoría estaba entonces formada por dos grupos. Al Cádiz CF le corresponde el II, con rivales andaluces, extremeños, murcianos, valencianos, norteafricanos y canarios. Los hechos más sobresalientes de este periplo son, en primer lugar, la fulgurante aparición de Manolín Bueno, un jovencísimo extremo gaditano al que le bastan unos pocos partidos en Segunda para ganarse la atención de todos, entre ellos el Real Madrid y el CF Barcelona, aunque serán los blancos quienes se adelanten y concreten su fichaje el 1 de mayo de 1958, después de que Miguel Muñoz, el mítico entrenador del Real Madrid y de la Selección Española, dé su visto bueno. El fichaje supuso para el Cádiz CF 1.250.000 pesetas.

Otro hecho singular es la pésima clasificación obtenida en la temporada 1959/60, cuando el descenso está muy cerca. Se salva con un final de Liga algo milagroso, en el que un empate del Rayo Vallecano con el CD Almería resulta providencial para evitar el descenso automático. Y posteriormente se salva en una promoción de permanencia ganada al Algeciras CF. Los resultados son de empate a uno en Algeciras y 2 a 1 en Carranza. Juan Bejarano, que entrenaba desde febrero, tras la dimisión obligada de Camilo Liz por una secuencia de ocho derrotas consecutivas, alinea aquel 26 de abril de 1960 a Ignacio; Jiménez, García-Verdugo, García; Naranjo, Botana; Pedrusco (autor de los dos goles), Candi, Lorente, Sornichero y Mekarle. A mitad de temporada, acuciado por las críticas, había dimitido el presidente Manuel Vieira y Francisco Márquez Veiga, su vicepresidente, asume el mando dispuesto a gestionar de un modo muy distinto.

Márquez Veiga preside el Cádiz CF durante una década, de 1960 a 1970. Durante su largo mandato pretende gestionar sin riesgos, reduciendo gastos, principalmente en la contratación de jugadores y alentando para que se promocionen jugadores gaditanos o a jóvenes promesas. Los apuros económicos siempre estarán presentes. Baste decir que, para sufragar algunos desplazamientos, se hace disputan partidos amistosos allá donde fuera para costearse algunos gastos. La nueva estrategia económica y deportiva afecta también a la figura del entrenador. Márquez Veiga cree que es esencial planificar y que el trabajo del entrenador debe prolongarse durante varias temporadas para que resulte efectivo. De ahí que a José Luis Riera lo mantenga durante tres temporadas y que a Julio Vilariño le firme un contrato por cinco, aunque sólo cumplirá cuatro. Con esta nueva mentalidad, el Cádiz CF podrá mantenerse en Segunda, aunque con altibajos, hasta que sobreviene la calamidad del final de la década.

Entre las notas más positivas, destaca la temporada 1962/63. Los amarillos rozan un ascenso, pero se aleja con una severísima derrota en Valencia ante el Levante UD por ¡7 a 2!, a cinco jornadas del final. Sólo pueden ser cuartos, cuando sólo ascienden los dos primeros. Es el Cádiz CF de los García I, García II, García III, Bolea, Soriano, Victoriero o de Máximo Mosquera, un internacional peruano, con muchos años de fútbol en sus piernas, que se convierte en el ídolo de la hinchada, aunque, curiosamente, no será capaz de adaptarse y ni tan siquiera acabará el campeonato.

La 1964/65 es otra Liga de apuros y promoción de permanencia, para acabar salvando la categoría con tres partidos ante la SD Éibar: 2 a 0 en Ipurúa, 2 a 0 en Carranza y en el desempate, que se celebra en el estadio Metropolitano de Madrid el 22 de abril de 1965, goleada del Cádiz CF por 4 a 1 después de una segunda parte memorable; pues al descanso perdían los amarillos. Aquel triunfo lo lograron Domínguez; Luna, Aragón, Santana; Arteaga, Antoñito; Llona, Ramón, Juanito, Haro y Beato. Los goleadores fueron Haro, Llona, Ramón y Juanito, éste de penalti.

Juanito era conocido como Juanito Mariana. Un jugador deslumbrante, de los más recordados de la historia del Cádiz CF y que acabaría siendo traspasado al CF Barcelona. Ocurre al final de la 1967/68 después de unos meses formidables en lo que Juanito marca goles de dos en dos, goles que resultarán vitales para conseguir un quinto puesto, y no verse afectado por una terrible reducción de la categoría. El traspaso se concreta en mayo de 1968 por cuatro millones de pesetas. No es el único jugador codiciado por otros clubs. Bermúdez y López también tienen ofertas, aunque sólo se concretará el traspaso del guardameta al RC Celta por 700.000 pesetas.

Cansado de la monotonía de la Segunda y con la eterna aspiración del ascenso a Primera, se emprende la temporada 1968/69. El desastre es absoluto, pues no sólo no se asciende, sino que se desciende a Tercera. El Cádiz CF pierde la categoría y Márquez Veiga, posiblemente, pierde también la fe en lo que viene haciendo. En aquel grupo único de Segunda, con veinte equipos, al Cádiz CF le falta firmeza, fútbol y, sobre todo, goles. También le falta un portero y un delantero centro como reclama insistentemente Vilariño. Se intenta contratar, sin éxito, a Miguel Ángel, el orensano que triunfaría en el Real Madrid, y se echan de menos a Almagro, que cumple servicio militar en San Fernando, y sus goles llegan demasiado tarde, pues no se pudo incorporar hasta abril. Los cuatro últimos son los que se queman y la permanencia del Cádiz CF arde en la misma pira que las del Mestalla, Indauchu y Jerez Industrial.

Foto en blanco y negro de un grupo de jóvenes posando para una foto

Descripción generada automáticamente 

TEMPORADA DE RÉCORDS Y RETORNO A SEGUNDA (1969/70)

Los efectos del descenso se mitigan pronto, pues la campaña siguiente, ahora en Tercera, resulta una de las más triunfales del historial cadista. Los números son espectaculares. Los amarillos ganan 28 partidos, empatan nueve y sólo pierden uno de un total de 38. A falta de cuatro jornadas para el final, el Cádiz CF ya canta el alirón en el Grupo VII de Tercera. Otra nota curiosa es que el guardameta Martínez resiste ocho partidos sin recibir gol.

Después llega la promoción de ascenso, enfrentándose al Racing de Santander. En Carranza no hay goles y en El Sardinero, ante 20.000 espectadores, será Ortega II, en la segunda parte, quien acierta para los cadistas. Con ese gol se celebra el retorno a Segunda, el 21 de junio de 1970. Márquez Veiga respira aliviado y da por segura su marcha de la entidad. Aquel día, León Lasa alinea a: Martínez; Ricardo, Moreno, Soriano; Ortega I (Claudio), Mendoza; Acedo, Canito, López, Matías y Ortega II. Todos ellos serán objeto de un espléndido recibimiento. El ascenso se celebra por todos los rincones de Cádiz.