amarillo Especial Mágico
amarillo Escuela Mágico






 Inicio
 Viaje a El Salvador
 En estado puro
 El homenaje
 Tras el partido
 Escuela Mágico
 El hijo de Mágico
 Cuestión de estado
 La guerrilla
 La camiseta
 
 
     
imagen principal
 
   
     
  EL CÁDIZ TIENE SU REFLEJO EN EL SALVADOR CON UNA ESCUELA QUE ENSEÑA FÚTBOL A 125 NIÑOS

  Álvaro Rivero * San Salvador / Diario AS (en colaboración con CADIZCF.COM)

En la falda del estadio Cuscatlán, el más grande del país, con una capacidad de 55 mil espectadores y donde Mágico dio sus primeras y sus últimas patadas como futbolista, se encuentra un pequeño campo de fútbol, con el césped casi virgen, y con unos cincuenta niños con la vestimenta del Cádiz haciendo ejercicios de calentamiento. Lo que ven nuestros ojos es una reedición de cualquier jornada de entrenamiento de los niños en la escuela de Michael Robinson, sólo que a miles de kilómetros de distancia y bajo clima tropical. Y en este marco, Mágico González aparece para enseñarle a AS su debilidad.

"Chicos, ya saben, estudien mucho y jueguen al fútbol", les dice el Mago a un nutrido grupo que se agolpa en torno al astro de forma ordenada, casi pidiendo permiso. En los ojos de todos ellos se vislumbra una admiración sin límites. Y en los ojos de Mágico, reciprocidad. No deja a nadie sin saludar, y aguanta estoicamente a todas las madres que, de forma apresurada, le piden uno, dos y hasta veinte autógrafos. No es normal verle en la escuela, suele ir poco, y de eso también se lamenta Jorge. "Este proyecto nace desde mis hermanos, pero la verdad es que yo pocas veces les apoyo. Soy bobo y tonto en este sentido. Se sabe que tengo mis defectos, y este es uno de ellos. Ellos me dicen que me acerque y que los apoye, pero no lo hago con la frecuencia que merecen estos niños. La escuelita lleva el nombre del Mágico, y también el escudo y los colores del Cádiz. Los niños le agradecen mucho a la entidad, porque les han facilitado sus uniformes. Me alucina cuando los veo de azul y amarillo".

Su hermano Miguel Guillermo, al que por aquí le llaman "La Mika", es quien lleva junto a Efraín "El Negro" la escuela de Mágico. Bajo sus enseñanzas, más de 125 niños, divididos en cuatro niveles, aprenden de fútbol y de la vida bajo sus prismas. "El negro es un filósofo", me dice el hijo de Mágico. "A mi padre le ha enseñado muchas cosas, entre ellas la forma que tiene de hablar, y muchos aspectos de la vida. Es una pasada escucharle, se aprende mucho con él".

En el caso de la Mika, es quien lleva la logística de la escuela y la dirección deportiva de un buen número de chavales. "Aquí puede entrar cualquiera, siempre que tenga ganas de aprender, no de pasar un recreo. No tenemos cuotas, pero los padres, de forma voluntaria, nos ofrecen cuatro dólares por niño, con lo que pagamos a los profesores y el material didáctico que usamos, como pueden ser los balones o los petos"

Y no sólo se ven chicos en la falda del Cuscatlán. También algunas chicas tienen cabida en el fútbol, un deporte que es religión en San Salvador, y donde el Cádiz, gracias a esta escuela, tiene una presencia más que destacada.

 
  Galería fotográfica
Foto atras
Foto galeria
Foto galeria
Foto galeria
      Foto delante
  << Atrás Enviar página a un amig@ >> Imprimir página >>
 
  Patrocinadores de la página web oficial:    
     
  Prensa | Publicidad | Privacidad | Contactar © cadizcf.com Diseño: Trebol Soluciones Online